Oraciones a San Antonio

Responsorio de San Antonio

Cuando te encuentres en peligro, se te haya extraviado algo, estés en necesidad o tengas dificultades en la vida… acude al “Santo de los milagros” y una o más veces repite su responsorio:

Si buscas milagros, mira
muerte y error desterrados,
miseria y demonio huidos,
leprosos y enfermos sanos.

El mar sosiega su ira,
redímense encarcelados,
miembros y bienes perdidos
recobran mozos y ancianos.

El peligro se retira,
los pobres van remediados;
cuéntenlo los socorridos,
díganlo los paduanos.

El mar sosiega su ira…

Gloria al Padre,
al Hijo y al Espíritu Santo,
como era en un principio, ahora y
siempre por los siglos de los siglos. Amén

El mar sosiega su ira…

Ruega a Cristo por nosotros,
Antonio glorioso y santo,
para que dignos así
de sus promesas seamos. Amén.


Oración

Haced, ¡oh, Señor!, que la intercesión de vuestro confesor y doctor San Antonio llene de alegría a vuestra Iglesia, para que siempre sea protegida por los auxilios espìrituales y merezca alcanzar los eternos goces. Por Cristo nuestro Señor. Amén.

Cinco minutos en compañía de San Antonio

Mucho tiempo hace que yo te esperaba, porque conozco las necesidades en que te encuentras y cuyo socorro deseas obtener del Señor por mi intercesión. Estoy pronto a dispensártelo; manifiéstame sinceramente lo que necesitas, franquéame tu corazón afligido; yo derramaré sobre él una gota del bálsamo celestial, que cure todas tus llagas y haga desaparecer tus dolores.

¡Pobre amigo mío! ¡cuántas son tus adversidades, tribulaciones e indigencias, así del cuerpo como del alma! ¿No es verdad que deseas mi auxilio para llevar a feliz término aquel asunto…? ¿para salir airoso de aquel pleito…? ¿para encontrar aquella cosa perdida…? ¿para recobrar aquellos intereses…? ¿precaver aquel mal que te amenaza…? ¿para conseguir aquel bien que deseas…? ¿para restituir la paz en la familia…? ¿o en aquella otra en donde sabes que ha echado raíces la cizaña de la discordia…? ¿para impetrar el dolor de los pecados para ti y para aquellas otras personas…? ¿para alcanzar las virtudes cristianas…? ¿para librarte a ti y a aquellos tus amigos del peligro del pecado…? ¿para aliviar a tales o cuales almas allegadas de las penas del purgatorio…?

Manifiéstame, manifiéstame, hijo mío, con entera confianza tus deseos. Prontísimo estoy a escuchar tus súplicas, con tal que no sean contra tu bien espiritual. Mas en cambio de mi generosa protección, te voy a pedir una insignificante muestra de agradecimiento. Si me quieres hallar siempre propicio, sé más asiduo en la recepción de los Santos Sacramentos, más devoto de la Pasión del Señor y de nuestra amantísima Madre María, más amante de los pobres y de las almas del purgatorio; pues has de saber que nada niego cuando se me pide mediante alguna ofrenda material para los primeros o espiritual para las segundas.

Has de tener, en suma, una voluntad pronta y decidida, no sólo para ser buen cristiano, sino aún para seguir la divina vocación si te llama a estado más perfecto.

Para pedir un favor a San Antonio

¡Oh, admirable San Antonio, glorioso por los grandes milagros realizados, que merecistéis tener en vuestros brazos al Niño Jesús; obtenedme de su bondad la gracia que ardientemente deseo. Vos, que fuistéis tan misericordioso con los pecadores, no miréis mis pecados, sino la gloria de Dios, que será una vez más ensalzada por vos, y a la salvación de mi alma, unida a la súplica que ahora solicito con tanto anhelo.

Séaos prenda de mi gratitud la promesa de una vida más conforme con las enseñanzas evangélicas y consagrada al alivio de los pobres de vos tan amados.

Bendecid mi promesa y alcanzadme la perseverancia hasta la muerte. Así sea.

Enciende tu vela de 7 días Enciende tu vela de 30 días y recibe… ¡tres regalos! Enciende una vela para un amigo que necesita oraciones y que lo sepa

Política de Privacidad

En este Oratorio virtual de San Antonio gozas de total seguridad y sigilo para registrarte y escribir tus intenciones, que
son confidenciales, están protegidas y no serán facilitadas o publicadas bajo ningún concepto.

Tus datos serán usados únicamente por EL PAN DE LOS POBRES y organismos por el aprobados para comunicarse contigo.
En conformidad con lo estabelecido por la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal,
podrás ejercer tus derechos de acceso a dicha base de datos, rectificación, cancelación u oposición,
escribiendo al Apartado de Correos 64 – 48080 BILBAO